“Los mejores resultados se dan cuando la tecnología se pone en manos del maestro”

Mila Gonçalves, gerente de Proyectos Sociales de la Fundación Telefónica Brasil, es una de los conferencistas que participará de la Cumbre Líderes por la Educación, el evento más importante del sector educativo que se realizará el 18 y 19 de septiembre. Semana habló con ella.

Semana Educación: ¿Cómo la Fundación Telefónica cambia la vida de los niños y adolescentes?

Milada Gonçalves: Desde la Fundación ofrecemos oportunidades de desarrollo a niños, adolescentes y docentes. Creemos que, fortaleciendo sus competencias, todos pueden elegir mejores futuros, pues crecen sus posibilidades y expanden sus horizontes. Nosotros trabajamos para que niños y niñas crezcan de manera colaborativa, con las competencias digitales y de comunicación desarrolladas, encajadas en el proceso continuo de aprendizaje que los prepare para la vida en la sociedad contemporánea. Pero esto solo será posible si los docentes tienen una actuación colaborativa, digital, siendo capaces de desarrollar prácticas innovadoras que garanticen el aprendizaje de todos los estudiantes y estén alineados a las demandas de esta nueva sociedad.

S.E.: ¿Cómo entiende la innovación educativa?

M.G.: La innovación es un fenómeno social complejo, que involucra aspectos personales, culturales, institucionales y operativos. Lo mismo pasa en la innovación educativa. Es un proceso de búsqueda de nuevas rutas, nuevas respuestas para preguntas antiguas, nuevas actitudes basadas en otros paradigmas. Especialmente el paradigma de la colaboración, de la personalización, de la diversidad y del protagonismo. La innovación educativa es crear e implementar con éxito nuevas metodologías, modelos o herramientas que resulten efectivos en el aprendizaje de los estudiantes y de la institución escolar.

 S.E.: ¿Por qué es tan importante acercar a los docentes al mundo digital?

M.G.: Hoy el mundo es digital, nuestra vida está inmersa en la tecnología. Lo digital es medio y es lenguaje y nos trae nuevas posibilidades. Las escuelas no pueden quedarse aisladas o apartadas de la revolución tecnológica y del conocimiento. Está demostrado que los mejores resultados se obtienen cuando la tecnología se coloca en manos del maestro.

S.E.: ¿Cómo es la actitud de los docentes frente a la digitalización?

M.G.: Es variable. Hay docentes que ya están 100 por ciento familiarizados y utilizan las tecnologías con sus estudiantes, pero hay también docentes que aún no se sienten seguros. Necesitamos de algunos años para que todos estén capacitados y familiarizados en temas de la digitalización. Una cosa está clara: el docente ve el valor de la tecnología cuando la misma lo ayuda en su labor cotidiana y no lo contrario.

 S.E.: ¿Cómo convencer a docentes y padres de las ventajas y beneficios del internet en el colegio?

M.G.: Hay muchos argumentos, por ejemplo, entender que la cantidad de información disponible en Internet es infinitamente más grande que la que tenemos en libros y periódicos. El Internet como fuente de búsqueda es un recurso importante en el proceso educativo y no es inteligente limitar el uso de este. La información está allí al alcance de nuestras manos y esto es una ventaja. Otro argumento es que la tecnología tiene flexibilidad en ritmos de aprendizaje, ayudando a los maestros a atender las necesidades individuales de los alumnos. Finalmente, la tecnología también permite la colaboración entre maestros, apoyándolos en su desarrollo profesional.

 S.E.: ¿Qué se necesita para transformar las aulas convencionales en aulas digitales del resto del continente?

M.G.: Primeramente, se necesita de voluntad y una visión innovadora. Las aulas digitales añaden valor a lo que es lo más importante en la escuela: el aprendizaje del estudiante. Se necesita también de planes gubernamentales que incluyan esta visión y establezcan acciones para posibilitar que eso ocurra. Es necesario que se tenga en cuenta la formación del docente, la infraestructura y equipamiento y los contenidos digitales de calidad que sean accesibles para todos los públicos.

S.E.: ¿Cómo proteger y cuidar a los niños y niñas de un exceso o un mal uso de las herramientas tecnológicas?

M.G.: Hay que prestar mucha atención a ese tema, debemos monitorear y también imponer algunos límites para su uso. Las herramientas de control parental son buenas, necesitamos conocer que están mirando, los juegos que les gustan, las redes que utilizan, hablar sobre el tema y explicarles que su seguridad es importante.

S.E.: ¿Qué es lo más difícil de liderar el programa social de una empresa tan grande como Telefónica y qué es lo más gratificante?

M.G.: Lo más difícil es que mucha gente te mira como una fuente de recursos para realizar sus propios proyectos y no es así como trabajamos pues tenemos una línea de actuación estipulada. Lo más gratificante es tener una acción local y al mismo tiempo global, es decir, poder hacer la diferencia en la vida de millones de personas en nuestro país y alrededor del mundo. Eso me deja muy motivada y con ganas de enfrentar muchos desafíos pues soy muy apasionada por lo que hago y por mi trabajo.

S.E.: ¿Cuál ha sido una de las experiencias más bonitas que ha vivido con la Fundación Telefónica?
M.G.: Una de las experiencias que más me conmueve son las escuelas del campo y las rurales. Poder llegar tan lejos, donde casi nadie hace presencia y poder trabajar con escuelas rurales, y llevar innovación y tecnología, poder conéctalos con el mundo. Estos niños son muy agradecidos, sus ojos brillan por su deseo de aprender. Este será el tema de mi conferencia en la Cumbre Líderes por la Educación aquí en Colombia.